CRM. ¿Un software o un proceso?

El CRM (Customer Relationship Management), en un proceso que una vez implementado detonará tus ventas y tendrás control de tu proceso ante los clientes.

Pero mucha gente confunde el CRM con un software, si en verdad tenemos en el mercado grandes plataformas gratuitas y de paga para poder automatizar el proceso.

Solo que el CRM es un proceso que debes instituir dentro de tu empresa o emprendimiento.

Muchas empresas o freelance buscan clientes en espera que les compren sus productos o servicios, y se olvidan de sus propios clientes, mucho menos tiene en mente a sus prospectos.

Uno de los grandes pasos de implementar un CRM (si eres pequeño lo puede llevar en un cuaderno o en una hoja de Excel), es reconocer a los tipos de personas con las que has tenido interacción.

Tus seguidores. Aquellos que les gusta lo que haces o dices, pero no se han interesado en tu producto, ya sea porque todavía no ven la necesidad o porque es inaccesible para ellos.

Tus Prospectos. Aquellos que están interesados, pero por alguna causa o razón ya sea económica o de tiempo todavía no se concreta la venta.

Tus Clientes. Aquellos que han tenido una relación de transacción contigo. (y conoces mejor que la competencia, ya que tienes datos y experiencias con ellos).

Tus Posventas. Aquellos que realizan una compra después de haber hecho ya una anterior. (Fidelización).

Tus Ventas Cruzadas. Aquellos que te compran un producto/servicio, pero no te compran otros productos/servicios que también ofreces porque lo desconocen.

Prosumer. Aquellos que te promocionan y se siente orgullosas de convivir contigo. (Trato VIP).

Necesitamos aprender a hablarles y ofrecerles de una manera personalizada a cada uno de estos grupos.